Archivo de la etiqueta: Actualidad

Plantitas mostoleñas

¡Hola de nuevo!

Durante este último mes, me he percatado de que diversas plantitas han colonizado varias macetas olvidadas en mi ciudad. Tampoco es que fueran muchas macetas, pero las suficientes para que llame la atención. Una amiga fue la primera que me lo dijo: «¿Sabes? Esta mañana cuando he salido para ir a la universidad, me he encontrado los maceteros de al lado de mi casa replantados.»

Me pasó estas fotos y me contó que se había sorprendido porque no recordaba que estuvieran allí. Alguna planta así en plan rebelde sí, pero no como estaban estas. Así que me invitó a verlo. Había un poco de todo: Romero, tomillo, aloe, alguna tomatera… Mi amiga me dijo que era la segunda vez que aparecían plantas allí, pero que no solían durar mucho porque algunos vecinos las arrancaban. De hecho, me señaló un agujero en la tierra donde debió de existir alguna planta en otro momento.

wp-1479291461960.jpgMe contó que su madre había estado hablando con las vecinas y le habían dicho que esas plantas no eran del Ayuntamiento, sino que las habían puesto unos chicos. Mi amiga dijo que a ella le parecía muy bien esta acción, pero que le molestaba que no lo respetasen. A mí, personalmente, me dio qué pensar. Porque daba la impresión de que si las plantaban personas normales, como nosotras, los vecinos se aprovechaban y las quitaban; pero si las ponía el Ayuntamiento, la gente parecía que se moderaba o les daba miedo y las respetaban… Eso o que en realidad, se roban más plantas de las que nosotras nos pensamos.

Esto fue hace ya casi un mes, pero hace poco vi que habían surgido plantitas en unas macetas del parque Cuartel Huertas. Ese parque lleva dejado ya bastante tiempo. Es decir, lo cuidan más o menos, pero entre que el agua de la fuente está verde más tiempo que clara y las plantas suelen sobrevivir porque son muy duras y no porque les hagan mucho caso, tampoco es que se pueda decir que esté a las mil maravillas. Pues allí hay un pasillo lleno de jardineras vacías, hasta que aparecieron, de repente, plantas como en casa de mi amiga.

No sé qué deciros. A mí me parece bonito. Es una acción altruista que anima la ciudad. Porque si fuese de algún político enseguida se hubiesen puesto medallas y habrían dicho que están haciendo mucho por nosotros. Que les debemos la vida y esas cosas… Pero con estas plantas nadie se ha proclamado dueño y señor. Simplemente las ponen para el disfrute de todos y ya está. Por eso, se me rompió el corazón ayer cuando fui por el parque y me encontré esto:

¡No quedaba nada! Se las habían comido con patatas… Yo supongo que fueron los jardineros del Ayuntamiento quienes las arrancaron. Pero que alguien me explique, ¿qué hay de malo en que haya plantas en esas jardineras? ¿No se les encarga que cuiden de las plantas de la ciudad? Supongo que serán sólo las plantas que les dice el Ayuntamiento. Y respeto su profesión, de verdad, puesto que ellos mantienen la ciudad limpia para que no parezca una jungla, ¿pero es que no podían haber mirado simplemente para otro lado y dejarlas ahí que creciesen alegres y a su ritmo? Tampoco eran de nadie en particular…

Me da pena que ocurran estas cosas. Cuando alguien intenta hacer algo en beneficio de los demás pero va a contracorriente y se le castiga. Móstoles, como otras ciudades de Madrid, no es lo que se dice verde y ecológica. Hay polución y ríos contaminados por vertidos fecales. Basura en las calles, depende de las zonas. Y la falta que hace de árboles y plantas para poder limpiar el aire y tener más humedad, nadie la cubre. De hecho, siempre es más sencillo talar o cortar que plantar. Lo más gracioso de todo, es que hay un plan de ciudad verde, pero aquí nadie hace nada. Sólo servirá para campaña electoral, como muchas otras cosas. Y es que es desalentador observar cómo la calidad de vida ha disminuido de una manera tan acentuada desde el siglo XX y lo que el ser humano le ha hecho al Planeta.

Creo que deberíamos de hacer igual nosotros, que deberíamos de tomar las riendas de lo que ocurre a nuestro alrededor, incluso por pequeño que parezca. Creo que como ciudadanos deberíamos de implicarnos más en las cosas que nos preocupan. Un fin de semana de estos iré por ahí lanzando semillas. Y vosotros si queréis también lo podéis hacer. Que no digan que no nos preocupan nuestras ciudades. Será un acto de revolución a pequeña escala. Pero cada plantita que nazca, será una victoria.

 

Pensadlo y ya me decís. Nos leemos y un saludo.

Tristeza e impotencia #JeSuisBruxelles

10409561_1693955727530232_3389909754838002244_n

Esta mañana nos hemos topado con el terrorismo de frente. Con el corazón en un puño, hemos contemplado las imágenes de los atentados, como ya ocurrió en París. De una bofetada nos han vuelto a recordar que en cualquier momento y lugar, hay seres humanos (aunque esto es discutible) que le arrebatan la vida a personas inocentes.

Mi pésame para todas las víctimas del terrorismo de ayer, de hoy y de mañana.

 

Saludos.

Cupido desatado: Capítulo IV

El amor tiene muchas caras, y no todas ellas agradables. Como suele decirse, el amor es como una rosa: huele bien, es hermosa pero tiene espinas. Y hay veces que puedes confundir una rosa con un cardo. Cuando pasa esto es mucho más doloroso además de no ser nada bonito. Pero uno se engaña y piensa “si es un cardo precioso”, cuando no es así, los cardos nunca son bonitos. Sino, quien sea que venga y me demuestre lo contrario.

Y si además nos topamos con demasiados cardos en nuestra vida, eso afecta a nuestra forma de ver las cosas, ¡puesto que pensamos que ya sólo existen cardos! Pero no. Por eso no se deben tratar a las rosas como cardos, porque sufren, ni a los cardos como rosas, ya que no lo son. Cuidad de vuestros jardines para sentir la increíble satisfacción de verlos siempre hermosos y correspondidos.

Si no habéis leído las dos partes anteriores, pinchad en los siguientes enlaces: Capítulo I, Capítulo II, Capítulo III.


El hombre que recibió el flechazo tenía la cabeza afeitada, medía unos dos metros y era puro músculo. Vestía unos pantalones vaqueros ajustados, una camiseta de manga corta blanca y un chaleco de cuero negro con un tigre bordado detrás. Era el típico motero enorme con los brazos llenos de tatuajes y ahora estaba semitumbado en el suelo del pasillo con una mano en el pecho. Como había pasado con Bruno, en cuanto el motorista vio a Sara se quedó completamente prendado de ella, así que apartó al enfermero que le atendía hacía un momento y a cualquiera que pasase delante de su camino.

Cariño, ¿te encuentras bien? —Bruno acababa de llegar y rápidamente aferró la mano de Sara entre las suyas.

Aparta de ahí enano —dijo el motorista que acababa de llegar. De un empujón separó a Bruno de Sara.— Esta mujer es mía y si hace falta, te aplastaré los sesos para tenerla. Sigue leyendo Cupido desatado: Capítulo IV

Antihéroe

¡Hola a todos! ¿Qué tal estáis? Ya tenía ganas de escribir. El cambio de aires me ha abierto el apetito de la escritura y quiero compartir con vosotros mis historias. Ahora mismo he dejado mi ciudad para irme a la costa, lugar donde prefiero estar mil veces. Aunque he nacido y he vivido durante más de veinte años en la capital, no me gusta estar allí. Demasiado ruido, demasiado estrés, demasiado dinero… Es como si los hombres grises de Momo se hubiesen hecho con el control, pero no conmigo. Por eso prefiero huir hacia lugares más limpios, tranquilos y amistosos.

He de decir que he leído mucho en este tiempo. Vamos a ver, si no escribo, algo tendré que hacer 😛 Así que he aprendido mucho y sigo en ello.

La historia que os traigo esta vez trata sobre un personaje roto, que a pesar de su desgracia, consigue provocar una sonrisa a quien más lo necesita. Es un antihéroe del día a día.


Mirad niños, por allí llega Superman — la enfermera Deisy señaló la ventana. Un andamio con un cubo de agua jabonosa bajó hasta mostrar a un Superman rubio y engominado que saludó a los pequeños. — Acercaos pero sin abrir las ventanas. Sigue leyendo Antihéroe

Gira, gira…

¡Hola y feliz vuelta de vacaciones! Ya sé que dije que iba a volver en agosto a currar como antes, pero como soy una bocazas… No lo he hecho. Y realmente, creo que voy a dejar de publicar boletines informativos, porque para luego cumplir la mitad… Qué vergüenza :/

Así que por eso mismo, ya no adelanto acontecimientos. ¡A partir de ahora todo será sorpresa!

Por cierto, esta imagen es del buscador…

Un abrazo 😉


Mireia se desvistió para meterse en la ducha. Pronto el vapor del ardiente agua empapó toda la habitación. La lluvia cálida le lamía el cuerpo con mimo, limpiando las heridas de tristeza. Desde el fondo de su garganta, casi como un susurro, una melodía intentaba acallar los fantasmas de viejos recuerdos:

— La rueda gira y gira. Nunca sabemos qué nos vamos a encontrar. Son las cosas de la vida, aquellas que más nos hacen recordar, a las personas que vienen y luego se van.

Agua salada y agua dulce se mezclaban en su faz. Mireia recordaba los momentos felices con personas que, por diversas circunstancias, ya no estaban. Sentía cada pérdida como una pequeña punzada en el pecho, pequeña y constante. ¿Acaso se quedaría sola, completamente sola? ¿Cuántas personas serían capaces de recordarla en esas menudeces cotidianas como una canción, una fotografía?

Cerró el grifo e intentó no seguir pensando. Mientras se secaba, su estómago rugió encaprichado de chocolate, así que una gran tarrina de helado fue asaltada por sorpresa por una gran cuchara. Soluciones a medida.

Mireia encendió el ordenador decidida a escuchar canciones melancólicas, cuando vio un correo de Ana, que era una disculpa. Quizá no todo estuviera perdido, al menos, eso deseaba con todas sus fuerzas. Rápida la llamó y al cabo de una hora todo era como siempre había sido.


Copyrighted.com Registered & Protected BEPU-JBE6-8F9P-0Y6Q