Archivo de la categoría: Social

La fiesta

Abrí la puerta del armario. Con el pelo todavía húmedo bajo la toalla, me dispuse con todo el buen humor que era posible, a encontrar un conjunto perfecto. Si normalmente tenía problemas para saber qué me iba a poner, esa noche tenía el problema añadido de que no tenía ni pizca de ganas de ir a la fiesta. Vente, Isa, ya verás cómo lo pasamos bien, resonaban una y otra vez en mi cabeza las palabras de Miriam. ¡Por supuesto! pensaba yo, sobre todo cuando la persona que da la fiesta ni te ha invitado, ni te agrada lo más mínimo. Al final me decidí por unos vaqueros ajustados y una camisa verde botella, elegante y sencillo, el conjunto perfecto para pasar desapercibida. Tocaron al telefonillo. Mi madre me dijo que era Miriam que había venido a buscarme. Le dije que todavía no estaba lista, que me tenía que secar el pelo. Pude oír como mi madre le explicaba a mi amiga lo lenta que soy siempre y que le daba las gracias por sacarme un poco de casa. Bien, gracias mamá. Sigue leyendo La fiesta

Anuncios

Olas de libertad

Hola, queridos amigos y amigas.

Os presento el relato que escribí para el concurso Moon Magazine, que como podéis imaginar, no gané nada. Aún así, me siento muy contenta de esta historia y la quiero compartir con todos vosotros.

Últimamente no escribo mucho para Ensoñaciones, pero sí que estoy escribiendo un fanfic para el blog Doctor Disco. Ahí subo cada quince días.

Esta imagen tan bonita y veraniega es de David Shipton.

Espero que estéis bien y os deseo un año estupendo. ¡Un abrazotee!


 

— Entonces, ¿cuándo tenéis pensado volver?

— Estaremos hasta finales de julio, mamá. —Dijo Miguel Ángel.— Nosotros nos quedaremos quince días y los primos otra semana más.

— Bueno, bueno. Entonces dentro de nada os tenemos por aquí. Pensaba que ya no iba a ver a las niñas en verano.

— No se preocupe, Mayte, que aquí nadie le va a quitar a sus nietas — dijo Sole un poco molesta—. Mientras tiene los de sus otras hijas, que son igual de suyos. Llévelos al cine, al Retiro, y ya verá qué rápido se le pasa. Nosotros nos vamos ya, que hemos quedado con los tíos después de comer para el cambio y tenemos un poco de prisa.

La familia se despidió de los abuelos y bajó al coche. La casa de los padres de Miguel estaba muy cerca de la suya, sólo les separaba una manzana en el barrio castizo de Chamberí. Ahora con las inminentes vacaciones, la ciudad se sentía un poco menos congestionada, por lo que moverse en coche era un lujo.

— ¿Era necesario que le hablaras así a mi madre, Sole? —dijo Miguel Ángel mientras abría la puerta del coche.

— ¿Era necesario que ella dijese eso? Como si no las viese lo suficiente, ¡si ve a las niñas más que tú y que yo!

— Eso no es verdad, y lo sabes.

Sole se sentó en el coche de brazos cruzados y con el ceño fruncido. Sin dejar de sostener la mirada de su marido, se puso las gafas de sol y sacó el GPS del bolso para poner las coordenadas.

— Sólo espero tener un viaje tranquilo, nada más. Y desconectar de todo esto… Disfrutar los cuatro. No es tanto pedir. Pero tu madre se empeña en dar la pulla cada vez que puede.

— Lo que tú digas, Sole. Si ya sabes como es, no le sigas el juego — dijo irritado.

Miguel Ángel observó a las niñas a través del espejo retrovisor. Estaban con caritas de preocupación, cogidas de la mano y Saray, la más pequeña, abrazaba su peluche favorito. Se rascó la cabeza pelada y con una gran sonrisa les dijo que no se preocupasen, que se lo iban a pasar estupendamente.

Sigue leyendo Olas de libertad

Plantitas mostoleñas

¡Hola de nuevo!

Durante este último mes, me he percatado de que diversas plantitas han colonizado varias macetas olvidadas en mi ciudad. Tampoco es que fueran muchas macetas, pero las suficientes para que llame la atención. Una amiga fue la primera que me lo dijo: «¿Sabes? Esta mañana cuando he salido para ir a la universidad, me he encontrado los maceteros de al lado de mi casa replantados.»

Me pasó estas fotos y me contó que se había sorprendido porque no recordaba que estuvieran allí. Alguna planta así en plan rebelde sí, pero no como estaban estas. Así que me invitó a verlo. Había un poco de todo: Romero, tomillo, aloe, alguna tomatera… Mi amiga me dijo que era la segunda vez que aparecían plantas allí, pero que no solían durar mucho porque algunos vecinos las arrancaban. De hecho, me señaló un agujero en la tierra donde debió de existir alguna planta en otro momento.

wp-1479291461960.jpgMe contó que su madre había estado hablando con las vecinas y le habían dicho que esas plantas no eran del Ayuntamiento, sino que las habían puesto unos chicos. Mi amiga dijo que a ella le parecía muy bien esta acción, pero que le molestaba que no lo respetasen. A mí, personalmente, me dio qué pensar. Porque daba la impresión de que si las plantaban personas normales, como nosotras, los vecinos se aprovechaban y las quitaban; pero si las ponía el Ayuntamiento, la gente parecía que se moderaba o les daba miedo y las respetaban… Eso o que en realidad, se roban más plantas de las que nosotras nos pensamos.

Esto fue hace ya casi un mes, pero hace poco vi que habían surgido plantitas en unas macetas del parque Cuartel Huertas. Ese parque lleva dejado ya bastante tiempo. Es decir, lo cuidan más o menos, pero entre que el agua de la fuente está verde más tiempo que clara y las plantas suelen sobrevivir porque son muy duras y no porque les hagan mucho caso, tampoco es que se pueda decir que esté a las mil maravillas. Pues allí hay un pasillo lleno de jardineras vacías, hasta que aparecieron, de repente, plantas como en casa de mi amiga.

No sé qué deciros. A mí me parece bonito. Es una acción altruista que anima la ciudad. Porque si fuese de algún político enseguida se hubiesen puesto medallas y habrían dicho que están haciendo mucho por nosotros. Que les debemos la vida y esas cosas… Pero con estas plantas nadie se ha proclamado dueño y señor. Simplemente las ponen para el disfrute de todos y ya está. Por eso, se me rompió el corazón ayer cuando fui por el parque y me encontré esto:

¡No quedaba nada! Se las habían comido con patatas… Yo supongo que fueron los jardineros del Ayuntamiento quienes las arrancaron. Pero que alguien me explique, ¿qué hay de malo en que haya plantas en esas jardineras? ¿No se les encarga que cuiden de las plantas de la ciudad? Supongo que serán sólo las plantas que les dice el Ayuntamiento. Y respeto su profesión, de verdad, puesto que ellos mantienen la ciudad limpia para que no parezca una jungla, ¿pero es que no podían haber mirado simplemente para otro lado y dejarlas ahí que creciesen alegres y a su ritmo? Tampoco eran de nadie en particular…

Me da pena que ocurran estas cosas. Cuando alguien intenta hacer algo en beneficio de los demás pero va a contracorriente y se le castiga. Móstoles, como otras ciudades de Madrid, no es lo que se dice verde y ecológica. Hay polución y ríos contaminados por vertidos fecales. Basura en las calles, depende de las zonas. Y la falta que hace de árboles y plantas para poder limpiar el aire y tener más humedad, nadie la cubre. De hecho, siempre es más sencillo talar o cortar que plantar. Lo más gracioso de todo, es que hay un plan de ciudad verde, pero aquí nadie hace nada. Sólo servirá para campaña electoral, como muchas otras cosas. Y es que es desalentador observar cómo la calidad de vida ha disminuido de una manera tan acentuada desde el siglo XX y lo que el ser humano le ha hecho al Planeta.

Creo que deberíamos de hacer igual nosotros, que deberíamos de tomar las riendas de lo que ocurre a nuestro alrededor, incluso por pequeño que parezca. Creo que como ciudadanos deberíamos de implicarnos más en las cosas que nos preocupan. Un fin de semana de estos iré por ahí lanzando semillas. Y vosotros si queréis también lo podéis hacer. Que no digan que no nos preocupan nuestras ciudades. Será un acto de revolución a pequeña escala. Pero cada plantita que nazca, será una victoria.

 

Pensadlo y ya me decís. Nos leemos y un saludo.

Tristeza e impotencia #JeSuisBruxelles

10409561_1693955727530232_3389909754838002244_n

Esta mañana nos hemos topado con el terrorismo de frente. Con el corazón en un puño, hemos contemplado las imágenes de los atentados, como ya ocurrió en París. De una bofetada nos han vuelto a recordar que en cualquier momento y lugar, hay seres humanos (aunque esto es discutible) que le arrebatan la vida a personas inocentes.

Mi pésame para todas las víctimas del terrorismo de ayer, de hoy y de mañana.

 

Saludos.

Cupido desatado: Capítulo V

Si hiciéramos un brain storm sobre la violencia de género, ¿qué palabras creéis que saldrían? Cosas como machismo, patriarcado, dolor, daño y sometimiento podrían encajar perfectamente.

Desde un tiempo a esta parte, he estado profundizando más en este tema. Por suerte, nunca he sufrido una relación así. Pero como mujer encuentro necesario el informarme para poder prevenirlo en amigas, familia e incluso en mí misma. Cuando era adolescente pensaba que el maltrato era únicamente físico, pero luego con el tiempo descubrí que había otros tipos, como el mental o el económico. El último programa de Salvados habla sobre este tema que levanta sarpullidos, y lo analiza desde diferentes perspectivas. Os invito a mirarlo. Pero además, os pido encarecidamente que veáis este vídeo de Pamela Palenciano, en el que se explica una relación tóxica, dañina y desigual entre un hombre y una mujer. Os dejo además el enlace a la asociación Ana Bella que ayuda a mujeres que han sufrido violencia de género y tienen programas educativos en igualdad.

Vivimos en una sociedad llena de micro y macro machismos. Estos últimos días, cuando he ido a buscar trabajo me han recordado unas cuantas veces que era mujer, cosa que considero innecesaria. Parece mentira que aún haya instaladas ideas como que tengas que casarte y tener hijos para ser una mujer de provecho, someterte y renunciar a ti misma por “amor”, aprender a hacer las labores de la casa porque es tu obligación, que haya quien nos considere más tontas que los hombres… Y muchas cosas más.

Es cierto que somos diferentes hombres y mujeres. Pero son más las cosas que nos unen que las que nos separan. Por eso quiero una igualdad real para vivir en un mundo donde se nos valore por lo que somos. Tanto a hombres como a mujeres.

¿Y vosotros qué pensáis?

Si quieres leer desde el principio esta historia, pincha aquí.


El apartamento de Sara se encontraba a unos pocos kilómetros de la cafetería donde el motorista había abusado de ella. Invitó a entrar a Paul y le dijo que se sentara en el sofá mientras ella tomaba una ducha. No tuvo más remedio que confiar en él. Le preguntó si quería que le preparase algo, pero él le indicó que no se preocupara. Sigue leyendo Cupido desatado: Capítulo V